Dale Cuerpo a tu Salud

Blog dedicado al cuidado de la salud


2 comentarios

Curiosidades y mitos sobre alimentación, hoy: probióticos, prebióticos y el mito del Actimel…

Hola Lector@s, hoy en la categoría de CURIOSIDADES Y MITOS SOBRE ALIMENTACIÓN voy a hablar sobre: probióticos y prebióticos. ¿Qué son exactamente? ¿En qué se diferencian? ¿Son realmente beneficios o es todo marketing?, El famoso “Actimel”… ¿Qué hay de cierto en este producto?

probioticos

Yogur natural con frutos, un aliado para nuestra salud intestinal.

Probióticos: Son los alimentos que ya contienen las bacterias vivas en sí mismos. Ejemplo: yogur, kéfir, verduras fermentadas (chucrut, picles, etc.), etc.

Prebióticos: son alimentos que van a favorecer al crecimiento de aquellas bacterias que ya viven en nuestro intestino, contribuyendo así a mantener una flora intestinal saludable y como resultado una buena salud en general. Son principalmente inulina y fructooligosacáridos (FOS). Estas sustancias las encontramos en frutas y verduras: alcachofas, espárragos, puerro, ajo, cebolla, achicoria, plátanos, patatas, boniatos. También en legumbres, avena, cebada, etc.

Es muy importante mantener una buena salud intestinal, es la base de una buena salud en general. Una flora intestinal sana mejora digestiones, evita putrefacciones, elimina gases, mejora la absorción de nutrientes, ayuda en problemas de intestinos muy permeables. Esta totalmente recomendado en infecciones por hongos, parásitos, enfermedades inflamatorias intestinales, etc. Por eso “Danone” vende su “Actimel” diciendo que “ayuda a fortalecer el sistema inmunológico”. Y esto es totalmente cierto, pero no más que cualquier otro yogur. Todos los yogures son leche fermentada con lo cual todos los yogures contienen los famosos L.casei del “Actimel”. La Industria alimentaria abusa de esta nomenclatura para vender lo mismo al triple de precio y esto a mi parecer es bastante poco ético.

Por otro lado y para ir más allá. Un yogur es saludable siempre y cuando sea natural, sin azúcares añadidos. Si nuestro propósito es repoblar flora intestinal, ayudar en inflamaciones, combatir hongos, etc. solo lo podremos conseguir siempre y cuando tomemos un yogur natural. El jarabe de azúcar blanco que contiene el Actimel y muchos yogures de marcas comerciales paraliza prácticamente todo tipo de beneficio para nuestra salud. Con lo cual, me pregunto ¿Qué nos están vendiendo realmente como “saludable”? No nos dejemos engañar. Leamos etiquetas. No nos creamos lo primero que escuchamos por ahí, aprendamos a constatar datos y buscar otras opiniones y sobre todo usar nuestro propio criterio.

*En el próximo post especial:  la receta de cómo preparar yogur casero, :)*

Un saludo,

logo

Anuncios


5 comentarios

Los TOP 10 para el tratamiento de la candidiasis

Hola lector@s!!!!

En el post de hoy voy a hacer un breve resumen de los 10 suplementos TOP para el tratamiento de la candidiasis (*para más info sobre candidiasis, ver post sobre este tema). Cada uno con sus propiedades y sus beneficios.

candida

Extracto de semilla de pomelo, un clásico para el tratamiento de la candidiasis

Por orden alfabético:

  1. Ácido caprílico
  2. Agua de mar
  3. Ajo
  4. Canela
  5. Cobre
  6. Orégano
  7. Palo de arco
  8. Probióticos
  9. Selenio
  10. Semilla de pomelo

Acido caprílico: El ácido caprílico es un ácido graso de cadena media que se encuentra de forma natural en el aceite de coco, con propiedades anti-fúngicas, anti-bacterianas y anti-virales, que ayudan a mantener el equilibro entre las diversas bacterias del colon, evitando la proliferación de los microorganismos nocivos para la salud del intestino. Su efecto anti-fúngico ha sido comprobado en ensayos clínicos y estudios in vitro. Recomiendo tomar 1 a 2 gramos al día con las comidas.

Agua de Mar: El agua de mar es un nutriente que contiene carbohidratos, grasas y proteínas imprescindibles para la vida, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, magnesio, manganeso, alrededor de 83 elementos biodisponibles de los 118 elementos de la tabla periódica, más el zooplancton y fitoplancton que son proteínas puras. El plasma marino es muy eficaz para la recarga mineral, para reforzar “el terreno”. En un medio interno correcto, las bacterias, virus y hongos  patógenos no pueden prosperar. El plasma marino limpia la matriz extracelular, es decir el medio donde viven nuestras células. De esta forma el organismo consigue la homeostasia y estar sano. Equilibra el PH, alcaliniza el organismo. Suelo recomendar el agua de mar al inicio de los tratamientos para la candidiasis. Una o dos tomas diarias de ampolla de agua de mar es suficiente. Y luego comenzar con los antifúngicos.

Ajo: Utilizado desde hace milenios como unos de los mejores antibióticos naturales. Los principales componentes del ajo son agua, carbohidratos, fibra y grasa, asimismo, contiene aminoácidos esenciales, vitaminas y minerales. Las propiedades se relacionan con toda una serie de compuestos ricos en azufre. Uno de estos compuestos es el aminoácido aliína que se convierte en la sustancia alicina al machacar el ajo, y es la responsable de ese olor tan característico. Posee una gran capacidad antibiótica frente a infecciones bacterianas o fúngicas, ya que la alicina puede bloquear las enzimas de los organismos invasores, como ser la cándida albicans. Además es un gran fortalecedor del sistema inmunológico y gracias a sus componentes azufrados, funciona muy bien para ayudar a depurar hígado, con lo cual ayuda a que la cándida se elimine mejor. Nunca debería faltar este suplemento en los tratamientos para la candidiasis.

Canela: La canela posee grandes propiedades antimicrobianas, antifúngicas, ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre y ayuda a metabolizar los carbohidratos. Todo esto hace que se convierta en otro aliado incondicional para el tratamiento de la candidiasis. Además posee nutrientes como vitamina A, magnesio, vitaminas del Grupo B, zinc y flavonoides entre otros. Existen algunos laboratorios que combinan la canela con otras sustancias para tratar la candidiasis y la experiencia demuestra que funcionan muy bien.

Cobre: El cobre cuando se toma en forma de oligoelemento actúa de catalizador, o sea que tiende a regular nuestros niveles de cobre, sin producir en ningún caso intoxicación o modificar nuestros niveles de zinc. Las principales propiedades del cobre: Fortalece nuestras defensas y actúa como antibiótico natural siendo nuestro mejor aliado en caso de infecciones producidas tanto por virus, hongos y bacterias. En este caso es un aliado incondicional para tratar las infecciones por cándidas. Además los resultados se observan casi de un día para otro. La posología al comienzo de tratamiento debe ser de 3 ampollas diarias, fuera de las comidas.

Orégano: Entre sus propiedades medicinales destaca como antifúngico, combatiendo hongos y parásitos a nivel intestinal. El aceite de orégano contiene como sustancia activa más importante el carvacrol, un componente fenólico conocido por sus propiedades anti infecciosas de amplio espectro que hacen de él un agente antiviral, anti fúngico, antibacteriano y antiséptico muy eficaz. Se aconsejan complementos con un contenido de 70% de carvacrol de orégano silvestre, que ha demostrado tener más propiedades que el orégano cultivado.

Palo de Arco: Sus propiedades actúan como agentes depurativos, tónicos sanguíneos, regeneradores celulares, inhibidores de gérmenes y estimulante de las defensas. El Palo de Arco inhibe el crecimiento de las bacterias gram + y de ciertos hongos. Se ha comprobado su efecto positivo en el tratamiento de la candidiasis sistémica. Se consigue en herbolarios. Se comercializa en infusión o cápsulas.

Probióticos: Los probióticos se definen como aquellos microorganismos vivos que se ingieren como suplemento alimenticio y que tienen efectos positivos para nuestra flora intestinal. En este caso estos probióticos modifican la flora evitando la colonización patógena, la prevención del desequilibrio de la flora, mantenimiento de las mucosas, la modulación de la inmunidad, la producción de vitaminas como la B2, la B6 y la biotina y la asimilación de los oligoelementos entre otros. Los probióticos son protectores del tracto digestivo, previniendo las infecciones entéricas y gastrointestinales. El consumo de probióticos regenera el aparato digestivo, creando un terreno hostil para la proliferación de cándidas o cualquier otro microorganismo patógeno. Recomiendo sin duda su consumo, en ayunas una vez al día. Sugiero rotar de suplemento de vez en cuando para no crear acostumbramiento.

Selenio: El selenio forma parte de un grupo denominado Oligoelementos que son minerales que aunque estén en nuestro cuerpo en pequeñas cantidades, son esenciales en muchas funciones. El selenio es un gran antioxidante, al proteger las células de los radicales libres. Actúa a nivel sistema inmunológico de forma muy puntual. Las infecciones por cándidas suelen agotar el sistema inmunológico, llegado al punto de no poder luchar más contra la infección. El refuerzo de este oligoelemento es fundamental para tratar esta patología. Recomiendo una ampolla diaria, antes de desayunar.

Semilla de extracto de pomelo: El extracto de semilla de pomelo es un producto natural que se recibe a partir de las semillas de pomelo. Es rico en antioxidantes naturales, vitamina C,  minerales, esteroles y otros elementos. Funciona como un potente antibiótico natural capaz de luchar contra un gran número de infecciones virales, por hongos, parásitos y bacterias. Funciona también como un fuerte desintoxicante del organismo. Siempre recomiendo este suplemento para tratar la candidiasis, con excelente resultados tanto por vía oral, como tópica. Los resultados se observan de un día para otro, con lo cual es conveniente utilizarlo ni bien empiezan los primeros síntomas.

*********

Existen más suplementos en el mercado para tratar las infecciones por cándidas, pero desde ya estos 10 que presento aquí son los que considero los más potentes. De cualquier forma sugiero siempre consultar con un profesional de salud natural, antes de empezar cualquier tipo de tratamiento con ellos.

Abrazos y salud, Natalia 🙂