Dale Cuerpo a tu Salud

Blog dedicado al cuidado de la salud


Deja un comentario

Supera la ansiedad y siéntete libre

Vivimos una vorágine de situaciones que a diario nos superan, donde muchas veces es difícil tomar contacto con nosotros mismos y parar a reflexionar para poder actuar con calma y tranquilidad. Las responsabilidades en nuestro trabajo y vida familiar están por encima de lo que image.jpg2nuestro organismo, muchas veces puede soportar. Esto hace que padezcamos una especie de ansiedad constante y crónica. Donde hayimage momentos que es tan alta que ni somos conscientes de ella, hasta que un día nuestro cuerpo no puede más y es ahí donde podemos sufrir un ataque de pánico. Sin embargo, previo a esto nuestro organismo nos va dando avisos, alarmas para que no nos dejemos estar y actuemos previniendo. Tenemos que escuchar a nuestro cuerpo, esos síntomas que observamos a diario, que sabemos que no están bien,  insomnio, dolores de espalda, de cabeza, malas digestiones, infecciones con frecuencia, etc. Cuando todo esto se repite con demasiada frecuencia es cuando el cuerpo nos está hablando, es el lenguaje sintomático del organismo. Aquí  tenemos que parar la marcha y vernos por dentro, y preguntarnos que estamos haciendo??, hacia dónde vamos con todo esto??, merece la pena??, saber evaluar las cosas con perspectiva, en su momento, aprender a formarnos una escala de valores, entender que si nosotros no estamos bien con nosotros mismos, no podemos estarlo con el resto.

Aquí propongo una serie de ideas para tratar la ansiedad y sentirnos más libres:

  • Lo primero de todo es intentar encontrar al menos un rato al día donde tengamos un pequeño espacio y momento de reflexión para con nosotros mismos. Para valorar nuestro día, lo que nos paso, lo que nos quedamos con ganas de decir o hacer, lo que podríamos haber hecho mejor, etc. Pero no para reprocharnos, sino para aprender y conocernos más. Hacer como un “revival” del día. De esta forma, trayendo al consciente, al yo real, situaciones que nos hayan sucedido durante el día, nos da la ventaja de tratar de entender porque funcionamos de tal o cual forma. Siempre, la idea es conocernos más y mejor. Cuanto más nos conozcamos más libres nos sentiremos.
  • Luego dedicarle al menos 2 veces por semana, a la práctica de algún deporte o actividad extra laboral y familiar es muy saludable. Si vamos a practicar algún deporte, pensar antes uno que realmente nos motive. Hay polideportivos en varios barrios, gimnasios, Centros de yoga, Centro de Pilates, etc. Cuando hacemos deporte liberamos endorfinas y adrenalina, que son hormonas que nos provocan bienestar y posterior relajación. Como consecuencia, una mejor calidad de sueño. Todos sabemos lo saludable que es hacer deporte, solo que muchas veces no sabemos bien que deporte es el que nos puede gustar. Pero podemos ir probando hasta encontrar alguno que de verdad nos motive.
    En cuanto a otras actividades extras, pueden ser cursos de cocina, de arte, aprender un nuevo idioma, etc.
    Lo importante de esto también es que nos hacen relacionarnos con otras personas, en otro ambiente ajeno al cotidiano. Esto puede ser muy sano y enriquecedor. Conocer gente nueva, que nos cuente sus historias, que nos cuente su forma de vida o algún comentario interesante de alguien puede ser muy motivador y muchas veces nos puede ayudar a ver las cosas que tenemos a nuestro alrededor desde otro enfoque y perspectiva.
  • Otra práctica sana y que nos ayuda a bajar la ansiedad es encontrar un momento al día para cultivar y fortalecer nuestras relaciones personales, sea con amigos o familia. Hoy en día teniendo la red de comunicaciones de la que disponemos, no es excusa “el no tener tiempo”, un mail corto, un mensaje o una llamada nos acerca a nuestros seres queridos. Un simple mensaje que mandemos y recibamos nos hará probablemente gesticular una sonrisa, y eso es algo muy productivo y sano para nuestro sistema nervioso. Es tan sencillo y tan bonito, que no deberíamos pasar ni un solo día sin dar o recibir una sonrisa de alguien a quien amemos.
  • Una técnica infalible para bajar la ansiedad es tener una buena respiración. Una buena respiración es cuando somos capaces de llevar todo el aire a la zona abdominal y expulsarlo lentamente por la nariz. Si bien es una respiración complicada de practicar todo el tiempo, sería interesante un rato al día al menos, respirar de esta forma. Hará que nos relajemos. Si nos resultase muy complicado, hay sitios donde se hacen talleres de respiración consciente. Si quieres información sobre este tema, me puedes preguntar sin problema.
  • Encontrar un momento en la semana, para reencontrarnos con la naturaleza. Un paseo por el campo es muy saludable para nuestro sistema nervioso y para bajar la ansiedad. Respirar aire puro y nutrirnos de los 4 factores de salud: aire, agua, tierra, sol es todo un concentrado de energía para nuestro organismo, que nos hará sobre llevar la semana con mucho más animo y buen humor. Probarlo!
  • Hay momentos en nuestra vida que si bien todo esto que planteo es saludable, muchas veces no es suficiente. Es en estos momentos cuando debemos ser conscientes de nuestras limitaciones, y saber pedir ayuda.
    La ayuda puede ser a través de un terapeuta y a su vez un tratamiento de  suplementos de nutrición ortomolecular. Ambos tratamientos son totalmente compatibles. Hay muchos métodos y diferentes tendencias y escuelas para comenzar una buena terapia. Hay que conocer cómo funcionan y considerar cual sería la que mejor nos puede venir para el momento puntual que estemos pasando.
    La suplementación ortomolecular ayuda a equilibrar hormonas y neurotransmisores que pueden estar o muy bajos o altos según los valores estándares. Una buena suplementación con aminoácidos como el triptófano y plantas como el espino blanco pueden ayudar a que el organismo encuentre un equilibrio a nivel químico, y por lo tanto repercuta en nuestros pensamientos y acciones. Siempre aportando además una dieta sana, balanceada y ciertos alimentos que yo llamo “estrella”.

 
Para más información, por favor contáctame!

un abrazo, Natalia


Deja un comentario

Controla el estrés

estres

Dale un respiro a tu vida, date un paseo por la naturaleza.

Aunque parezca mentira el estrés es beneficioso para nuestra salud, capacidad reproductiva y de conservación de nuestra especie. Nuestro organismo produce “hormonas del estrés”: adrenalina, noradrenalina y cortisona en situaciones de riesgo, lucha o huida para responder rápidamente y evitar un peligro inminente. El problema se produce cuando éstas hormonas ya no actúan como factores estimulantes, sino perjudiciales. Esto sucede cuando el organismo no es capaz de volver a la normalidad los niveles de éstas hormonas, generando un estado de ansiedad constante. Cuando esto sucede y se convierte en parte de nuestra vida diaria, llega un momento en el que nos acostumbramos a esto y no nos damos cuenta de lo dañino que puede ser para nuestra salud y para nuestra vida en general, hasta que enfermamos o los problemas terminan superándonos.

Lo que nos provoca el estrés, abarca el cerebro y la totalidad de las funciones orgánicas. Dependiendo de cada persona, lo manifestará de una forma u otra. Algunas personas sentirán dolores de cabeza, otras, contracturas, fatiga, náuseas, problemas digestivos, etc.

Incluso el estrés puede afectar las funciones cognitivas como puede ser falta de ideas, mayor probabilidad de cometer errores, etc. Las repercusiones neurológicas son las que más imposibilitan a la persona y más difícil se hace su recuperación.

 Debemos combatir el estrés pero también prevenirlo. Para que el cerebro realice todas sus funciones con precisión es importante que las neuronas se encuentren en buen estado y los neurotransmisores en óptimo equilibrio.

Algunos aminoácidos bajan sus niveles cuando estamos padeciendo estados de estrés. El organismo los necesita más y entonces se producen carencias.

Existen algunos suplementos nutricionales que pueden ayudarnos en esos momentos de estrés o prevenirlo sobre todo en épocas que sabemos que podemos sufrirlo.

La fosfatidilserina es un componente de las membranas celulares que se concentra en las células cerebrales. La suplementación con esta sustancia mejora la capacidad de atención, concentración, aprendizaje y memoria.

La L-teanina es un aminoácido que promueve la relajación mental y disminuye la irritabilidad sin crear somnolencia. Mejora el estado de ánimo y garantiza un sueño reparador. Mejora el sistema inmunológico que suele desequilibrarse durante estados de estrés.

La taurina es otro de los “alimentos” para el cerebro. Es un aminoácido que actúa como un importante estabilizador de la membrana de las células nerviosas, necesario para que la transmisión nerviosa se haga correctamente. Combate la fatiga y el cansancio. Ayuda en la coordinación de la actividad neuronal.

Otros suplementos para el control del estrés.

Calcio, magnesio, grupo de vitaminas B, vitamina C, antioxidantes.

Modificar la dieta también es importante a la hora de querer controlar el estrés. Hay alimentos que deben eliminarse y otros que se deberían agregar.

Para eliminar: el café, el alcohol, dulces, alimentos salados, alimentos grasos, lácteos, alimentos picantes.

Para agregar a la dieta: apio, pipas de girasol, pipas de calabaza, arroz integral, algas, almendras, col, sésamo, pepino, espárragos, ajo, aguacate.

 

Para más información y elaboración de una dieta y suplementación individual, contáctame.

Un abrazo,

Natalia