Dale Cuerpo a tu Salud

Blog dedicado al cuidado de la salud


2 comentarios

Astenia otoñal y comienzo de actividades

Hola lector@s!!!

Aquí estoy, retomando el blog después de unas merecidas vacaciones de verano!!!

El artículo que escribo hoy, como verás, está relacionado con el tema que nos tocará en breve, la llegada del otoño y el comienzo de las actividades. Además con la llegada del otoño, llega también la disminución de la luz solar, las lluvias, el fin del verano y de las vacaciones y el fin de las cañitas de verano también!!! Jeje. Todo esto podría conllevar al desánimo, cansancio y apatía, síntomas pasajeros en la mayoría de los casos, pero que podrían también fastidiar a nuestro sistema inmunológico. El descanso, ejercicios regulares y sana nutrición, son algunos de los hábitos más importantes a tener en cuenta. Existen muchos complementos alimenticios naturales que nos podrían ayudar, aportando nutrientes con efectos revitalizantes y/o relajantes con probados beneficios para nuestro bienestar.

otoño

Disfrúta este otoño de un buen paseo en bici 🙂

 

Entre ellos encontramos:

Vitamina B12: Interviene en el buen funcionamiento del sistema inmune.

Hierba de San Juan: La hierba de San Juan es la primera planta conocida que puede poner en marcha los tres neurotransmisores: la dopamina, la serotonina y la noradrenalina; además contiene cortisol, una hormona que es liberada por el cuerpo humano como respuesta al estrés. Gracias a estos componentes la planta posee efectos benéficos para mejorar el estado de ánimo. Comúnmente se le denomina el “antidepresivo de herbolario”.

5HTP (Aminoácido Triptófano): La serotonina es un neurotransmisor producido por el aminoácido triptófano, el cual: promueve el sueño, el bienestar, la saciedad e induce sentimientos de seguridad, relajación y confianza.

L-teanina: Este aminoácido reduce la ansiedad y el estrés y fortalece el sistema inmunitario.

Ginseng Coreano: Planta originaria de China. Entre sus principales propiedades: Activación de las glándulas suprarrenales en organismos estresados, poder regenerador celular en tejidos envejecidos, estimulación cerebral, actividad cardiotónica y cierta acción hipoglucemiante, hasta una activación de las glándulas sexuales y propiedades antioxidantes. (Aconsejado para hombres)

Rhodiola: Es un adaptógeno que esencialmente trabaja sobre el sistema nervioso, disminuyendo la depresión, mejorando el rendimiento en el trabajo, y disminuyendo la fatiga. (Ac0nsejado para mujeres)

 

Para más información de cómo tomar los suplementos o cualquier duda al respecto, no dudes en contactarme: http://www.nataliadepaola.com/index.php/contacto

Feliz otoño!!!!!!

Un saludo,

logo


Deja un comentario

El magnesio en el deporte

Hola Lector@s, el post de hoy va dedicado a aquellas personas que practican deporte con regularidad.

images

Endorfinas: eliminadores naturales del dolor y productores de una sensación del placer. ¿Te lo vas a perder?

Sabemos que el magnesio cumple un papel clave en la producción de energía, con lo cual aumentar la ingesta de este mineral es fundamental para mejorar el rendimiento deportivo.

La caída de magnesio pueda causar un desajuste parcial en la cadena respiratoria, aumentando así la cantidad de oxígeno necesario para mantener la producción de ATP o por decirlo de otra forma, la síntesis energética se ve negativamente afectada. En este sentido, si no se genera energía de forma eficiente, no hay ejercicio eficiente.

Por todo esto es imprescindible que aquellas personas que practiquen deporte tengan una ingesta considerable de este mineral.

Una dieta rica en magnesio:

Soja, judías secas, arroz integral, quinoa, levadura de cerveza, almendras, avellanas, nueces, semillas de girasol, castañas, dátiles, higos secos, cacao, guisantes frescos, gambas, germen de trigo, aguacate, carne roja, pescado, huevos y lácteos entre otros.

Con la alimentación diaria que se tiene hoy en día, puede resultar bastante fácil quedarnos faltos de este mineral. Especialmente si la dieta que llevamos es carente de cereales integrales, semillas y frutos secos. Por otro lado si tienes una dieta muy alta en calcio (consumir lácteos habitualmente) ésta puede ocasionar una disminución en los niveles de magnesio. Con lo cual como veis no es tan extraño sufrir carencias de este mineral.

Los principales síntomas de un bajo nivel de magnesio son:

  • Espasmos musculares o temblores
  • Fatiga regular y excesiva
  • Estado de irritabilidad después de hacer ejercicio físico
  • Cambios de humor
  • Piernas estresadas, por la noche.

Incrementar el consumo de alimentos que contengan una buena proporción de magnesio es importantísimo a la hora de querer tener un alto rendimiento durante el ejercicio y evitar la fatiga que conlleva el mismo.

Por otro lado, tenemos los suplementos de magnesio que son económicamente asequibles y nada tóxicos. Con lo cual pensar en tomar estos suplementos no estaría para nada de más.

Los suplementos de magnesio son bien tolerados por el estómago. De cualquier forma aconsejo no tomar más de 400 mg al día. Incluso es preferible hacer tres tomas de 100 mg cada una con las principales comidas.

Para más información me puedes escribir desde mi formulario de contacto en mi página web:

http://www.nataliadepaola.com/index.php/contacto

Saludos,

logo


Deja un comentario

Energía Vital y Ayunos. ¿Conóces de que va..? Seguro te interesa…

ayuno

“El pensamiento puede modificar la energía vital”

Hoy les quiero contar un poco de que va esto de la energía vital y el ayuno… La naturaleza es un conjunto vivo en el que todos sus elementos están relacionados entre si: la tierra, el agua, el aire, el sol, los vegetales, los animales, el hombre. Y cada uno de ellos mantiene el equilibrio con el resto. Cuando el ser humano vive en equilibrio con todo lo que le rodea y consigo mismo, vive en salud, pero cuando ese equilibrio se rompe aparece el estado de enfermedad. La enfermedad aparece como un estado menor de salud. La salud es la búsqueda constante de ese equilibrio basado en leyes naturales y universales. El organismo humano vive gracias a la energía vital que conseguimos por la digestión y asimilación de alimentos, cuando respiramos, cuando estamos al sol, cuando bebemos agua, cuando nos relacionamos con el resto de seres humanos y animales. También conseguimos esa energía vital cuando pensamos de forma positiva, cuando nos movemos, cuando descansamos, etc. Esta energía vital se manifiesta tanto en el estado de salud como en el de enfermedad. Si nos hacemos una herida, nuestro organismo pone en marcha mecanismos para sanarla, guiado por su instinto de conservación. La energía busca siempre restablecer la salud. Tenemos que aprender a dejarle paso a ese mecanismo y dejar actuar a la naturaleza en su proceso de curación activo. Enfermamos porque perdemos el equilibrio con lo que nos rodea, olvidamos que es lo que nos hace bien y mal. No sabemos cómo tenerlo en cuenta. No nos han educado para eso. Nos han educado para tomarnos una aspirina cuando nos duele la cabeza y punto. Pero os aseguro que si escucháramos más a nuestro cuerpo, probablemente no tendríamos la necesidad de tomar ninguna aspirina más. Y el hecho de vivir en la ciudad o estar trabajando no debería impedir parar durante unos segundos y escuchar que necesita nuestro cuerpo. Se puede, es cuestión de saber concentrarse, enfocarse en uno mismo y no perdernos. El mundo seguirá funcionando aunque nosotros paremos un momento a dedicarnos a lo que necesitamos.

Los 4 elementos de la naturaleza

Para curarnos necesitamos los factores que nos ayudan a equilibrarnos, los llamados Factores de Salud y no los medicamentos que con frecuencia se limitan a ir contra los síntomas. Los síntomas de la enfermedad, por lo molestos que son, son un impulso de la naturaleza para que encontremos un nuevo camino de salud o forma de vida más sana. Nada está guiado por el azar y llamamos azar o suerte, a una ley de la naturaleza que no sabemos cómo actúa. Tanto una persona sana para continuar estando sana, cómo el enfermo para curarse, necesitan los mismos Factores de Salud, con algunas pequeñas variantes: agua y aire puros, el sol, limpieza interna y externa, sueño y descanso, mantenimiento de la temperatura, alimentación sana y moderada con la sola excepción de las situaciones en las que falta el apetito y donde se recomienda ayunar, situación que ocurre con frecuencia en las crisis de desintoxicación. Igualmente necesitan el contacto con la naturaleza, equilibrio emocional y mental, descanso y relajación, juego y expansión, un medio familiar y social positivo, actividades y trabajos útiles y creativos, motivación y ganas de vivir, expresión de los instintos naturales y sanos sin sentir represión, desarrollo de nuestros sentidos, amistad y amor. El organismo está tratando de autocurarse de forma ininterrumpida, continuamente nacen millones de células que sustituyen a las que mueren por haber terminado su ciclo, el problema surge cuando la persona daña y perjudica al cuerpo más de lo que este puede recuperarse. Los factores que afectan a la salud se pueden clasificar en varias categorías básicas: alimentación, higiene física, contacto con la naturaleza, actividad y descanso, lo mental y las emociones, el medioambiente y las relaciones humanas. Con todo ello se pone en marcha la capacidad curativa de la naturaleza. Déjala actuar!

El ayuno

Con mucha frecuencia el mismo cuerpo nos indica el camino a seguir. Cuando tenemos una crisis aguda, sobre todo si se acompaña de fiebre, a menudo el cuerpo se queda sin ganas de comer, esto es muy frecuente en las crisis de desintoxicación (enfermedades agudas par la medicina convencional), sobre todo en los niños pequeños y en los animales, en los que por su propia inteligencia el cuerpo retira su energía del aparato digestivo para enviarla hacia los procesos de eliminación y regeneración. Toda la energía del organismo está canalizada hacia la desintoxicación y la curación y el cuerpo mismo elimina las ganas de comer. El ayuno o descanso fisiológico es lo más adecuado en ese momento. Respetamos el instinto del cuerpo permitiéndole ayunar para que toda su energía se concentre en la desintoxicación y en la “reparación” de las zonas afectadas o enfermas. Es suficiente durante las crisis agudas beber agua, según la sed que se tenga. En caso de enfermedades crónicas también se puede utilizar esta terapia del ayuno, pero debe ser bajo un control médico. Existen en España varios centro de salud naturistas donde se practica el ayuno controlado por gente experta en este tema. En caso que te interese acudir alguna vez a alguno de estos sitios, te puedo asesorar y recomendar alguno en particular.

Un gran abrazo, Natalia


2 comentarios

Es lunes, comienzo la DIETA?

dieta

Porque lo fundamental es querernos 🙂

Esta frase se repite constantemente entre la gente que necesita comenzar una dieta. Y como hoy es lunes, voy a hablar de ello…

La ansiedad y el estrés que nos provoca el hecho de que vamos a tener que cambiar nuestros hábitos alimenticios nos echa para atrás y cualquier excusa es buena para postergarla unos días más. Sin embargo cuanto más la posponemos más nos enfadamos con nosotros mismos.  Si nos ponemos a pensar ¿qué tiene en especial el “lunes”, que no lo tenga el “jueves”?, objetivamente sabemos que nada. Nuestro cuerpo como tal no sabe en qué día vive. A nuestro aparato digestivo le da igual que sea fin de semana o mediados de semana. El no es una entidad separada con pensamiento propio. Somos nosotros, ese conjunto de pensamientos, sentir y hacer. Y es en estos momentos donde tenemos que ser claros y no auto engañarnos. Nuestro estómago no entiende de lunes o martes. Todo pasa por nuestros deseos y nuestra voluntad. Fijar las pautas de lo que queremos en nuestra vida es fundamental en estos momentos. Lo ideal es centrarnos en nuestra salud, no empezar una dieta porque no cuadremos con el canon de estética y belleza de las publicidades de “El Corte Ingles”. Tenemos que ser lo suficientemente adultos y responsables de entender que ese no es el problema. Los medios de comunicación hacen una labor comercial, donde lo bello y lo bonito vende más. Es así de simple. Entendiendo estos conceptos y formas de actuar y manipular de la sociedad moderna, entendiendo que nos preocupamos demasiado por satisfacer las necesidades compulsivas de nuestro ego, potenciadas por todo este sistema y teniendo la tendencia de siempre compararnos con el otro, que  tiene mejor cuerpo o es más guapo o lo que sea, pues todo eso en realidad nos tendría que, básicamente resbalar. Ahora bien, ¿por qué no nos resbala?, esa es otra cuestión. Habrá que trabajar entonces aspectos de nuestra personalidad, inseguridades, temores, etc.
El problema aquí y me centro, es nuestro cuerpo, que nos acompañará hasta nuestro último día. Si no lo cuidamos, si no lo atendemos tarde o temprano nos pasará factura. Cuanto antes cambiemos nuestros hábitos alimenticios, cuanto antes consigamos estar en nuestro peso ideal, más tiempo de sentirnos bien con nosotros mismos disfrutaremos. ¡No lo desaprovechemos!
Cuando iniciamos una dieta tenemos que ser conscientes de que lo hacemos por nuestra salud integral (físico y mente). Lo más importante es cambiar el chip mental y ponernos pautas de auto conducta. Y ser conscientes del presente y estar atentos a nuestros pensamientos y acciones para no dejarnos tentar por la comida. Ir a las raíces de nuestros hábitos. Dejar de comer por ansiedad, entender que el alimento sirve para alimentarnos, para obtener energía para poder realizar nuestras actividades diarias. Ser conscientes de que somos lo que comemos. Igual que cuando le echamos gasolina de calidad a nuestro coche, responderá bien, pues igual funciona nuestro cuerpo. Si lo que le damos es justamente lo que necesita, responderá bien, sino siempre tendrá algo, molestias, sobrepeso, dolores, infecciones etc.
¿Que comer?
Un cuerpo con sobrepeso lo primero que necesita es una desintoxicación. En este caso hígado e intestinos suelen estar bastante saturados. Lo que primero conviene hacer en estos casos es intentar hacer por unos días una dieta de desintoxicación, basada en alimentos crudos, frutas y verduras y beber bastante agua. Reducir la ingesta de proteínas y dejar por completo los alimentos procesados, fritos, grasos y dulces.
Posteriormente se inicia lo que sería un plan de alimentación diseñado de forma individual, teniendo en cuenta las posibles carencias que pueda tener el paciente. El apoyo de suplementación ortomolecular ayuda a neutralizar radicales libres, excesos de toxinas y nos garantiza un aporte de nutrientes óptimo para nuestro organismo.
La dieta se basa fundamentalmente en frutas, verduras, cereales, legumbres, pescados, algas, frutos secos, semillas y carnes blancas.
Esta dieta que propongo la estoy realizando con varios pacientes, y todos ellos con buenos resultados. Todos comentan sobre todo la energía que han conseguido, y como van notando la pérdida de masa corporal, lentamente y de forma saludable. Cuando los kilos se pierden de esta forma, el organismo de estabiliza en un peso óptimo. El cuerpo encuentra el equilibrio y el peso se mantiene. Se aprende a comer, y luego ciertos hábitos que al principio resultan imposibles de modificar, luego ya se hacen tan habituales que no apetece volver a lo anterior. Cuando logramos ese equilibrio con nosotros mismos, nos podemos dar realmente por satisfechos.
Ponte en contacto conmigo y verás cómo no es complicado. Tu cuerpo te lo agradecerá incluso a corto plazo.  Te animo a que lo intentes.

Un abrazo, Natalia.


Deja un comentario

Supera la ansiedad y siéntete libre

Vivimos una vorágine de situaciones que a diario nos superan, donde muchas veces es difícil tomar contacto con nosotros mismos y parar a reflexionar para poder actuar con calma y tranquilidad. Las responsabilidades en nuestro trabajo y vida familiar están por encima de lo que image.jpg2nuestro organismo, muchas veces puede soportar. Esto hace que padezcamos una especie de ansiedad constante y crónica. Donde hayimage momentos que es tan alta que ni somos conscientes de ella, hasta que un día nuestro cuerpo no puede más y es ahí donde podemos sufrir un ataque de pánico. Sin embargo, previo a esto nuestro organismo nos va dando avisos, alarmas para que no nos dejemos estar y actuemos previniendo. Tenemos que escuchar a nuestro cuerpo, esos síntomas que observamos a diario, que sabemos que no están bien,  insomnio, dolores de espalda, de cabeza, malas digestiones, infecciones con frecuencia, etc. Cuando todo esto se repite con demasiada frecuencia es cuando el cuerpo nos está hablando, es el lenguaje sintomático del organismo. Aquí  tenemos que parar la marcha y vernos por dentro, y preguntarnos que estamos haciendo??, hacia dónde vamos con todo esto??, merece la pena??, saber evaluar las cosas con perspectiva, en su momento, aprender a formarnos una escala de valores, entender que si nosotros no estamos bien con nosotros mismos, no podemos estarlo con el resto.

Aquí propongo una serie de ideas para tratar la ansiedad y sentirnos más libres:

  • Lo primero de todo es intentar encontrar al menos un rato al día donde tengamos un pequeño espacio y momento de reflexión para con nosotros mismos. Para valorar nuestro día, lo que nos paso, lo que nos quedamos con ganas de decir o hacer, lo que podríamos haber hecho mejor, etc. Pero no para reprocharnos, sino para aprender y conocernos más. Hacer como un “revival” del día. De esta forma, trayendo al consciente, al yo real, situaciones que nos hayan sucedido durante el día, nos da la ventaja de tratar de entender porque funcionamos de tal o cual forma. Siempre, la idea es conocernos más y mejor. Cuanto más nos conozcamos más libres nos sentiremos.
  • Luego dedicarle al menos 2 veces por semana, a la práctica de algún deporte o actividad extra laboral y familiar es muy saludable. Si vamos a practicar algún deporte, pensar antes uno que realmente nos motive. Hay polideportivos en varios barrios, gimnasios, Centros de yoga, Centro de Pilates, etc. Cuando hacemos deporte liberamos endorfinas y adrenalina, que son hormonas que nos provocan bienestar y posterior relajación. Como consecuencia, una mejor calidad de sueño. Todos sabemos lo saludable que es hacer deporte, solo que muchas veces no sabemos bien que deporte es el que nos puede gustar. Pero podemos ir probando hasta encontrar alguno que de verdad nos motive.
    En cuanto a otras actividades extras, pueden ser cursos de cocina, de arte, aprender un nuevo idioma, etc.
    Lo importante de esto también es que nos hacen relacionarnos con otras personas, en otro ambiente ajeno al cotidiano. Esto puede ser muy sano y enriquecedor. Conocer gente nueva, que nos cuente sus historias, que nos cuente su forma de vida o algún comentario interesante de alguien puede ser muy motivador y muchas veces nos puede ayudar a ver las cosas que tenemos a nuestro alrededor desde otro enfoque y perspectiva.
  • Otra práctica sana y que nos ayuda a bajar la ansiedad es encontrar un momento al día para cultivar y fortalecer nuestras relaciones personales, sea con amigos o familia. Hoy en día teniendo la red de comunicaciones de la que disponemos, no es excusa “el no tener tiempo”, un mail corto, un mensaje o una llamada nos acerca a nuestros seres queridos. Un simple mensaje que mandemos y recibamos nos hará probablemente gesticular una sonrisa, y eso es algo muy productivo y sano para nuestro sistema nervioso. Es tan sencillo y tan bonito, que no deberíamos pasar ni un solo día sin dar o recibir una sonrisa de alguien a quien amemos.
  • Una técnica infalible para bajar la ansiedad es tener una buena respiración. Una buena respiración es cuando somos capaces de llevar todo el aire a la zona abdominal y expulsarlo lentamente por la nariz. Si bien es una respiración complicada de practicar todo el tiempo, sería interesante un rato al día al menos, respirar de esta forma. Hará que nos relajemos. Si nos resultase muy complicado, hay sitios donde se hacen talleres de respiración consciente. Si quieres información sobre este tema, me puedes preguntar sin problema.
  • Encontrar un momento en la semana, para reencontrarnos con la naturaleza. Un paseo por el campo es muy saludable para nuestro sistema nervioso y para bajar la ansiedad. Respirar aire puro y nutrirnos de los 4 factores de salud: aire, agua, tierra, sol es todo un concentrado de energía para nuestro organismo, que nos hará sobre llevar la semana con mucho más animo y buen humor. Probarlo!
  • Hay momentos en nuestra vida que si bien todo esto que planteo es saludable, muchas veces no es suficiente. Es en estos momentos cuando debemos ser conscientes de nuestras limitaciones, y saber pedir ayuda.
    La ayuda puede ser a través de un terapeuta y a su vez un tratamiento de  suplementos de nutrición ortomolecular. Ambos tratamientos son totalmente compatibles. Hay muchos métodos y diferentes tendencias y escuelas para comenzar una buena terapia. Hay que conocer cómo funcionan y considerar cual sería la que mejor nos puede venir para el momento puntual que estemos pasando.
    La suplementación ortomolecular ayuda a equilibrar hormonas y neurotransmisores que pueden estar o muy bajos o altos según los valores estándares. Una buena suplementación con aminoácidos como el triptófano y plantas como el espino blanco pueden ayudar a que el organismo encuentre un equilibrio a nivel químico, y por lo tanto repercuta en nuestros pensamientos y acciones. Siempre aportando además una dieta sana, balanceada y ciertos alimentos que yo llamo “estrella”.

 
Para más información, por favor contáctame!

un abrazo, Natalia