Dale Cuerpo a tu Salud

Blog dedicado al cuidado de la salud


Deja un comentario

Las 5 frutas TOP del verano

Hola Lector@s!!!!

Se acerca el verano y con él una gama de colores como los rojos, los naranjas, los morados invaden las fruterías. Las frutas de verano son muy ricas en antioxidantes. Éstos neutralizan la acción nociva de los radicales libres en nuestro organismo, desacelerando un poco el proceso de envejecimiento prematuro que se da hoy en día por el estilo de vida que tenemos en las sociedades occidentales.

frutas

Frescas, hidratantes y ricas en antioxidantes!!!! Tómate esta golosina de sabor!!! 🙂

Los antioxidantes más conocidos son: los carotenoides (frutas de color amarillo o naranja), betacaroteno (albaricoques, melones, melocotón amarillo), licopeno (sandía), los flavonoides (responsables del pigmento rojo violáceo que da color a las fresas, cerezas, uvas, frutas del bosque, limones, naranjas y pomelos), el resveratrol (uvas) y vitamina C (acerola, grosella, kiwi y naranja.

Las 5 TOP del verano:

CIRUELAS, FRAMBUESAS, MELOCOTONES, MELONES, SANDÍAS.

Vamos a repasar estas 5 frutas, sus propiedades nutritivas, vitaminas, minerales y antioxidantes.

CIRUELAS: La ciruela morada y roja contienen sustancias antioxidantes como las antocianinas del grupo de los bioflavonoides que detienen el proceso de envejecimiento prematuro de las células. También contiene betacarotenos los cuales se transforman, una vez en el organismo en vitamina A y que mantiene, entre otras propiedades, la piel joven y saludable.

FRAMBUESAS: Hasta el 87% de su peso es agua. De muy bajo contenido calórico pero grandes antioxidantes en una diminuta fruta, betacarotenos, ácido elágico, la quercitina, la cianidina, las antocianinas, vitamina C. Además de contener hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio y vitamina E. Una explosión de antioxidantes!!!!!

MELOCOTONES: Los melocotones pertenecen a la familia de las rosáceas y son fuentes muy ricas de vitaminas A, B1, B2 y vitamina C. También de carotenoides y polifenoles, todas estas son vitaminas y sustancias antioxidantes. Según informes basado en evidencias, los melocotones son capaces de inhibir los efectos del colesterol malo o LDL, que puede conducir a graves enfermedades.

MELÓN: 90% de agua, y muy pocas calorías. Gran fuente de vitamina A (hidrata las mucosas y la piel), vitamina E (la famoso vitamina de la longevidad), y el gran antioxidante, la vitamina C. Además es muy diurético y actúa como suave laxante. Aporta fibra, potasio, calcio, ácido fólico y zinc.

SANDÍA: Y por último la sandía!!!!, esta fruta contiene carotenoides como el licopeno (que le da ese color rojo), y un alto porcentaje también en agua. Es un hidratante ideal para días calurosos y de fuertes entrenamientos de gimnasio. Tiene acción diurética y depurativa. Sin duda, una fruta para no perder de vista durante el verano.

 

Recomiendo el consumo de estos grandes antioxidantes, al menos tres piezas por día. Suele ser ideal tomarlas en el desayuno, para así alargar el proceso depurativo que se da en el organismo durante las horas de sueño. Ideal para los fines de semana, desayunar sandía y al rato recién tomar el resto del desayuno.

Un saludo!!

logo

Anuncios


Deja un comentario

Energía Vital y Ayunos. ¿Conóces de que va..? Seguro te interesa…

ayuno

“El pensamiento puede modificar la energía vital”

Hoy les quiero contar un poco de que va esto de la energía vital y el ayuno… La naturaleza es un conjunto vivo en el que todos sus elementos están relacionados entre si: la tierra, el agua, el aire, el sol, los vegetales, los animales, el hombre. Y cada uno de ellos mantiene el equilibrio con el resto. Cuando el ser humano vive en equilibrio con todo lo que le rodea y consigo mismo, vive en salud, pero cuando ese equilibrio se rompe aparece el estado de enfermedad. La enfermedad aparece como un estado menor de salud. La salud es la búsqueda constante de ese equilibrio basado en leyes naturales y universales. El organismo humano vive gracias a la energía vital que conseguimos por la digestión y asimilación de alimentos, cuando respiramos, cuando estamos al sol, cuando bebemos agua, cuando nos relacionamos con el resto de seres humanos y animales. También conseguimos esa energía vital cuando pensamos de forma positiva, cuando nos movemos, cuando descansamos, etc. Esta energía vital se manifiesta tanto en el estado de salud como en el de enfermedad. Si nos hacemos una herida, nuestro organismo pone en marcha mecanismos para sanarla, guiado por su instinto de conservación. La energía busca siempre restablecer la salud. Tenemos que aprender a dejarle paso a ese mecanismo y dejar actuar a la naturaleza en su proceso de curación activo. Enfermamos porque perdemos el equilibrio con lo que nos rodea, olvidamos que es lo que nos hace bien y mal. No sabemos cómo tenerlo en cuenta. No nos han educado para eso. Nos han educado para tomarnos una aspirina cuando nos duele la cabeza y punto. Pero os aseguro que si escucháramos más a nuestro cuerpo, probablemente no tendríamos la necesidad de tomar ninguna aspirina más. Y el hecho de vivir en la ciudad o estar trabajando no debería impedir parar durante unos segundos y escuchar que necesita nuestro cuerpo. Se puede, es cuestión de saber concentrarse, enfocarse en uno mismo y no perdernos. El mundo seguirá funcionando aunque nosotros paremos un momento a dedicarnos a lo que necesitamos.

Los 4 elementos de la naturaleza

Para curarnos necesitamos los factores que nos ayudan a equilibrarnos, los llamados Factores de Salud y no los medicamentos que con frecuencia se limitan a ir contra los síntomas. Los síntomas de la enfermedad, por lo molestos que son, son un impulso de la naturaleza para que encontremos un nuevo camino de salud o forma de vida más sana. Nada está guiado por el azar y llamamos azar o suerte, a una ley de la naturaleza que no sabemos cómo actúa. Tanto una persona sana para continuar estando sana, cómo el enfermo para curarse, necesitan los mismos Factores de Salud, con algunas pequeñas variantes: agua y aire puros, el sol, limpieza interna y externa, sueño y descanso, mantenimiento de la temperatura, alimentación sana y moderada con la sola excepción de las situaciones en las que falta el apetito y donde se recomienda ayunar, situación que ocurre con frecuencia en las crisis de desintoxicación. Igualmente necesitan el contacto con la naturaleza, equilibrio emocional y mental, descanso y relajación, juego y expansión, un medio familiar y social positivo, actividades y trabajos útiles y creativos, motivación y ganas de vivir, expresión de los instintos naturales y sanos sin sentir represión, desarrollo de nuestros sentidos, amistad y amor. El organismo está tratando de autocurarse de forma ininterrumpida, continuamente nacen millones de células que sustituyen a las que mueren por haber terminado su ciclo, el problema surge cuando la persona daña y perjudica al cuerpo más de lo que este puede recuperarse. Los factores que afectan a la salud se pueden clasificar en varias categorías básicas: alimentación, higiene física, contacto con la naturaleza, actividad y descanso, lo mental y las emociones, el medioambiente y las relaciones humanas. Con todo ello se pone en marcha la capacidad curativa de la naturaleza. Déjala actuar!

El ayuno

Con mucha frecuencia el mismo cuerpo nos indica el camino a seguir. Cuando tenemos una crisis aguda, sobre todo si se acompaña de fiebre, a menudo el cuerpo se queda sin ganas de comer, esto es muy frecuente en las crisis de desintoxicación (enfermedades agudas par la medicina convencional), sobre todo en los niños pequeños y en los animales, en los que por su propia inteligencia el cuerpo retira su energía del aparato digestivo para enviarla hacia los procesos de eliminación y regeneración. Toda la energía del organismo está canalizada hacia la desintoxicación y la curación y el cuerpo mismo elimina las ganas de comer. El ayuno o descanso fisiológico es lo más adecuado en ese momento. Respetamos el instinto del cuerpo permitiéndole ayunar para que toda su energía se concentre en la desintoxicación y en la “reparación” de las zonas afectadas o enfermas. Es suficiente durante las crisis agudas beber agua, según la sed que se tenga. En caso de enfermedades crónicas también se puede utilizar esta terapia del ayuno, pero debe ser bajo un control médico. Existen en España varios centro de salud naturistas donde se practica el ayuno controlado por gente experta en este tema. En caso que te interese acudir alguna vez a alguno de estos sitios, te puedo asesorar y recomendar alguno en particular.

Un gran abrazo, Natalia